EL MIEDO AL CAMBIO, ES EL FRENO PARA SANAR.

El miedo es una emoción caracterizada por una intensa sensación desagradable provocada por la percepción de un peligro, real o imaginario, presente, futuro y muy frecuentemente del pasado instalado en nuestro inconsciente.

Es una emoción primaria que se deriva de la aversión (fobia o manía) natural al riesgo o amenaza de muerte, se haya presente en todos los animales, lo que incluye al ser humano.

La máxima expresión del miedo es el terror. Además el miedo está relacionado con la ansiedad y la frustración como sensaciones asociadas.

El mecanismo que desata el miedo, tanto en personas como en animales, se localiza en un área especifica del cerebro, concretamente en el cerebro reptiliano (la parte del cerebro mas primitiva o arcaica), que se encarga de regular acciones esenciales para la supervivencia del individuo, como comer y respirar, mas exactamente en el sistema límbico, quien es el encargado de regular las emociones, en la lucha, la huida o evitar el dolor y en general todas las funciones de conservación o supervivencia del individuo.

Este sistema que revisa de manera constante (incluso durante el sueño) toda la información que se recibe a través de los sentidos, lo hace mediante unas estructuras llamadas, amígdalas cerebrales (una a cada lado de los hemisferios cerebrales y tienen forma de almendra), las que controlan las emociones básicas, entre ellas el miedo, y se encargan de localizar la fuente del peligro, permitiendo la acción de supervivencia necesaria de huida, defensa o reacción al inminente peligro.

Hasta aquí todo lo relacionado con el miedo desde el punto de vista fisiológico y biológico, su reacción a nivel del cuerpo y cuales son los mecanismos que se activan en él para comenzar a percibir esas emociones y esas sensaciones.

Aquí vale la pena aclarar que no es lo mismo emociones que sensaciones, tenemos la tendencia a confundirlas, las emociones son 5 y son primitivas, es decir, nacemos con ellas, son parte de nuestro sistema de supervivencia y son, el miedo, la tristeza, la rabia, el asco y la alegría.

De cada una de estas emociones luego derivarán las sensaciones, las que son las manifestaciones, muchas veces corporales o conductuales de la emoción, por ejemplo: ansiedad, angustia, desconformidad, malestar, tensión, abatimiento, decaimiento, frustración, etc.

Es muy importante aclararlo en este tema que estamos tratando, el miedo, ya que muchas veces, la persona puede confundir la emoción con la sensación; es fundamental saber distinguirlas. La emoción nace con nosotros y se intensifica o incrementa con la experiencia y la madures del individuo, en muchos aspectos positivos y también negativos; pero la sensación, muchas veces es la manifestación fisiológica o conductual de esa emoción, las cuales son incorporadas a nuestra vida a través nuestro desenvolvimiento y crecimiento personal, podemos decir que son las manifestaciones visibles o tangibles de las emociones.

Es muy importante saber observarlas, pues esa sensación, posiblemente es la que nos llevara a la emoción oculta, que el individuo no suele visualizar o identificar y a través de ella, podemos identificar el conflicto emocional que afecta a la persona, generando ese trastorno físico o conductual.

En este caso es el miedo, hay muchos tipos de miedos, pero básicamente podemos relacionarlos todos con el sentido de supervivencia del individuo, de mantener y salvar la especie, es la emoción que debemos activar para poder enfrentarnos a una situación determinada, donde esta en riesgo nuestra supervivencia de forma real o imaginaria.

El miedo es una de las emociones mas utilizada de forma consciente e inconsciente; también podría decirse que hasta subliminalmente, por prácticamente todos los ámbitos de la sociedad, la cultura, las religiones, la política, la educación y todo aquello en lo cual tengas que desarrollar o realizar una actividad determinada.

Donde, si no la realizas correctamente o de acuerdo a los dogmas y paradigmas establecidos eres castigado; siendo que te envían a un lugar donde todo es terrible, oscuro, caluroso y desagradable, esto muy utilizado por las religiones y creencias en el mundo; donde se te quitan los beneficios de los que tienes y no puedes continuar disfrutándolo; de forma innumerable en todos los ordenes de nuestra vida, esto se debe a que vivimos en un mundo de dualidad y no de unidad, donde hay luz y sombra, bueno o malo y todo es controlado desde esa perspectiva; donde aquel que realiza las cosas desde su corazón o actitud individual, muchas veces es castigado con la alienación o separación por no cumplir con los dogmas sociales preestablecidos, no ser como el resto de las personas, no realizar las mismas cosas que todos hacen, no decir lo que quieres que sigas repitiendo como loro y sin sentido; todo esto permite que te califiquen como que eres diferente, hasta se te califica de malo y desobediente, no estas dentro de lo que estipulan las reglas, por lo tanto, si no eres como el resto, tienes que tener un castigo, por que no crees o practicas lo que se te ha inculcado.

Como si de un lavado de cerebro se tratara (tal ves lo sea?), esto se repite a lo largo de toda la historia del ser humano y en todos los ordenes de la vida; cuando el hombre vivía en las cavernas, su única necesidad era la supervivencia y procreación, los conflictos de miedo solo se limitaban a esas necesidades básicas; los animales, también sienten miedo, ellos tienen una gran ventaja sobre los seres humanos, no juzgan, no cuestionan o comparan con otros de su misma especie; simplemente realizan lo que su cerebro reptiliano les ordena para sobrevivir, esto les permite superar los conflictos de miedo de forma mas rápida, no dejando secuelas; esto, es algo que los seres humanos hemos perdido, debido a la “evolución” que hemos desarrollado y a las creencias que hemos incorporado a nuestra vida, comenzando a ocuparnos por las actitudes y reacciones de los demás y menos de las propias; si no realizamos las cosas como nos lo ha impuesto la sociedad, la cultura, la religión, la educación, etc., debes ser castigado y eso es lo que genera el miedo, ya que estoy fuera de lo “estipulado”.

En definitiva vivimos con miedo, por que no somos como los demás, no practicamos los mismos dogmas que los demás, vamos o deseamos ir un poco contra corriente; pero a la vez controlados por los demás y eso nos genera miedo, acompañado de angustia, inseguridad y las demás sensaciones que he nombrado anteriormente.

Esto se aplica de forma consciente e inconsciente, ya que siempre estamos pendientes de las reacciones y actitudes de nuestros congéneres y no las propias; a las cuales les estamos adicionando un juicio, el cual, biológicamente, no estamos capacitados para realizar, ya que es un elemento adicionado por cuestiones sociales y culturales, por lo tanto lo que estamos realizando no es un juicio, si no una condena, y eso es lo que, dentro de nuestro sistema límbico, se fija como reacción de miedo; ya que todo lo vemos y percibimos como una amenaza a nuestra supervivencia, por lo tanto pasamos por este plano de la vida con la intensión de agradar y hacer lo que los otros desean que hagamos, lo que nos genera en nosotros una angustia y una frustración que se manifiesta como un aumento desmedido del miedo por efecto de la condena a la que podemos ser sometidos, por no hacer o decir lo que los otros desean que hagamos.

El miedo mas influyente en el contexto del ser humano, es el miedo al miedo; el cual puede entenderse como miedo al cambio, miedo a lo desconocido, a lo inesperado, al dolor, a lo que no se ajusta a los cánones establecidos por la sociedad, en la cual nos hemos desarrollado y vivido con nuestro clan.

En la observación realizada estudiando las reacciones de las personas, he comprobado, y esto no es un dogma ni una verdad absoluta, que el miedo al cual la mayoría de las personas mas aprehensión tienen a enfrentar, es el miedo al cambio, este es uno de los miedos mas arraigados, mas firmemente establecido y por lo tanto uno de los mas difíciles de erradicar, pues las personas prefieren muchas veces, enfermarse o morir, antes de realizar un cambio necesario para que sus vidas tomen otro rumbo, es el miedo que mas justificaciones recibe, es el que mas:

“No es fácil…”, “No puedo hacer eso…”, “Pero tu crees que yo tendría…?”, “No, definitivamente no puedo hacerlo…”,”Pero será necesario llegar hasta eso…?,” Tu lo ves fácil, pero ponte en mi lugar…?” ,“Como podría hacerlo…?”, “Yo no estoy preparado para eso…” y un sin fin de “escusas”, que están decididos a implementar y utilizar, a costa de su propia salud emocional y física, todas las personas que viven con miedo, prefieren vivir en la zona de confort, sabiendo que “son infelices”, mas no realizaran los cambios necesarios y fundamentales para ayudarse; sabiendo que solo se pueden ayudar a si mismos y también pueden recibir ayuda, siempre y cuando abran su mente y su corazón; si no desean hacer el cambio, nada podemos hacer para generarlo, pues “no se puede sacar a nadie de donde no quiere salir”.

Vivir con miedo es una forma de defensa, pues si vivo con miedo no me podrán hacer o decir esto o aquello y eso me permitirá sobrevivir, exactamente eso, solo sobrevivir y no vivir, esto es una reacción inconsciente que el cerebro nos envía, como una justificación más, de las miles que utiliza, hasta tal ves enmascarase de victimismo.

Vivir una vida donde en cada paso que de sienta la inseguridad, la falta de confianza en mi mismo para realizar las cosas que realmente deseo, viviendo la vida que los otros quieren que viva y no me permito vivir mi propia vida como realmente me apetece.

Todas estas actitudes y escusas, son por vivir bajo el sometimiento del miedo, que se manifiesta en nosotros como enfermedades o falta de actitud frente a la vida, no es cuestión de vivir en la soberbia y creer que todo lo que yo realice es lo correcto; nada de eso, es saber vivir en la coherencia emocional, en la cual debo activar mi miedo, cuando veo amenazada mi integridad, mi supervivencia o la de mi clan, todo lo demás que sentimos, son solo las escusas que empleamos a nivel inconsciente para no tomar las decisiones que nosotros sabemos debemos tomar.

Nos auto saboteamos para no tomarlas, seguir “sobre viviendo” en la zona de confort, pues es solo eso lo que allí hacemos, es donde “creemos” estar a salvo, pero nada mas alejado de la realidad, la zona de confort, solo produce la paralización de las iniciativas de nuestro corazón, de nuestra intuición; las cuales no estamos ejecutando o activando por las creencias que en nuestra evolución y crecimiento hemos recibido.

Nada va a suceder en nuestra vida que no tenga que suceder y todo va suceder en el momento exacto, ni antes ni después; todo es cuestión de saber comprenderlo y aceptarlo, vivir en coherencia emocional, sabiendo, por mas miedo que sienta, tendré que tomar una determinación en algún momento mi vida; si no lo hago, simplemente, le estoy dando mas poder a lo que me controla, al miedo, pues si lo hago solo estoy fortaleciendo los hilos de la marioneta en la que me he convertido, permitiendo que esos hilos manejen cada acto y cada momento de mi vida.

No temas y si temes, hazlo con temor, pero hazlo, ya que no hay otra forma de realizarlo, este es el primer paso a la toma de consciencia emocional, esta es la forma de comenzar a desprenderse de las creencias que nos mantienen amordazados en su mundo, a sus miedos, a sus amenazas, a sus paradigmas, a sus juicios y castigos, sin permitirnos que la vida fluya como debe fluir.

No hay peor ex convicto que aquel, habiendo cumplido su condena, aun sigue sintiendo rencor, rabia por el lugar y las personas donde la a cumplido, si logra vencer ese miedo y esa frustración, indignación y mas a lo que un día le castigo, es ese el preciso instante cuando comenzara a ser una persona libre, si no lo logra, seguirá siendo un prisionero fuera de la prisión que un día le impusieron como castigo.

Siempre has todo lo que el corazón te diga, espera, reflexiona, medita, tranquiliza tu mente y siente esa voz interior que te dirá lo que debes hacer, no la aplaques, ni la calles, permítele expresarse, permítele que se equivoque, permítele que haga mal las cosas, pues esa es la voz de tú niño interior que aprendió a vivir sin miedo y tú como adulto, lo anulaste, callaste y no le permitiste crecer contigo, él esta allí dentro tuyo, entra y sal con él, él te agradecerá que compartan y disfruten juntos sin miedo, sin juicio, sin dolor, aceptando todo lo que tienes y no tienes, permítete ser tú y tú niño interior, vivan juntos, pero vivan sin miedo, el sabe como hacerlo, ESCUCHALO!!!.

Como verán el miedo es el recurso que la especies animales, racionales e irracionales, tienen para sobrevivir o bien superar una situación, donde puede ver peligrar su existencia. La actitud emocional que hemos incrementado a lo largo del tiempo, los seres racionales y seguimos aumentando a diario, con lo que vemos, leemos, oímos e imaginamos, se va alojando en nuestro inconsciente, en esa área localizada dentro del cerebro, la amígdala cerebral, como si fuese un disco duro de un ordenador, por lo tanto, es este, el inconsciente, el que controla nuestras acciones y nuestras decisiones.

Por eso, si no hay peligro real o imaginario por tu vida, si no hay posibilidades de que tu clan desaparezca, simplemente aprende a ver que el miedo es tan solo la imagen encriptada de las creencias recibidas y las actitudes desarrolladas por ti y tus generaciones anteriores, en el proceso de evolución que genera una limitación, ya que no permite expresar lo que sientes y deseas sin un juicio preestablecido o posterior, hacia ti o hacia los demás.

El miedo es la semilla de la inseguridad y la falta de confianza en uno mismo, por lo tanto, si lo sabes y lo sigues regando, aumentaras tus miedos, sabiendo esto, por que no intentas el cambio?, tienes que ser consciente, de que puedes fracasar, acéptalo, es parte de la vida, no siempre logramos nuestros objetivos o metas en la primera intención, muchas veces tenemos que intentarlo mas de una y mas de cien, pero un día el objetivo se dará; si te quedas allí, esperando que todo llegue del cielo y no haces nada, solo recibirás del cielo la lluvia, la nieve y el miedo como compensación a tu falta de movimiento; nada mas, no busques afuera lo que tienes dentro, para deshacerte del miedo solo necesitas deshacerte de las creencias que te limitan, necesitas ser honesto contigo mismo y veras que todo cambia, si, todo cambia como por arte de magia, pero no es magia, es coherencia emocional.

Deseas dejar de tener miedo?

Comienza mirándote tú primero, mira tu interior, si lo deseas puedes hacerlo a través de la meditación o la reflexión, fíjate lo que te limita o permites te ponga una barrera para tu crecimiento personal; segundo, mira a tu alrededor sin juicio, sin rencor, sin rabia, sin frustración, observa lo que limito a tu entorno y no permitió desarrollarse y crecer; comprender esto te permitirá comprenderte a ti mismo, negar la realidad y vivir en la negación, solo te mantendrá preso, sin estar dentro de una cárcel, la liberación del miedo es la expresión mas profunda del ser, del ser interior todo lo puede y todo lo tiene, pues el Universo o Dios, llámale como quieras, están en ti y tú eres parte de ello, eso es lo que tienes y eso es lo que eres, eres el Universo en cada una de tus células, permíteles a esas células ser libres de decidir lo que deseen.

No seas una autómata que realiza las cosas por que te las imponen o porque no te permiten expresar lo que deseas, tienes el libre albedrio de elegir, no seas un robot que realiza las ordenes enviadas desde los programas que te han instalado y has incorporado por influencias de otros, no seas nada de eso, se tú, se un ser humano, con errores y aciertos, puedes tener miedo, no pasa nada, esta en ti, es parte de tú supervivencia, pues gracias a él has llegado hasta hoy, pero que el miedo no te controle, contrólalo tú a él, haciéndolo consciente.

Con este pequeño resumen no pretendo cambiar la forma de ver el miedo de nadie, simplemente deseo aportar mi opinión sobre algo con lo cual el ser humano vive permanentemente; no es mi intención que todos estén de acuerdo con lo que expreso, no pretendo que influyan en “mi ego” con los comentarios o criticas; deseo tan solo, que lean, analicen y “tengan dudas”, esto es la semilla del cambio, cuestionar los paradigmas o creencias es el comienzo del camino; anímense, no se queden en la intensión, todo cambio se realiza moviéndose y dando su opinión sincera de lo que piensan de Uds. y del entorno.

Muchas gracias por haber leído y compartido este escrito, sinceramente desde lo mas profundo de mi corazón.

Ciro 18/02/18

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *