Ciro M. Espíndola

Fisioterapeuta – Universidad Nacional de Córdoba (Argentina)
Licenciado en Kinesiología y Fisioterapia – Universidad Nacional de Córdoba (Argentina)
Terapeuta Reiki Usui – Miami/FL (USA)
Especialista en Drenaje Linfático Manual y Fisioterapia Descongestiva Compleja – Fort Lauderdale/FL (USA)
Especialista en Terapia Cráneo Sacral – España y Suiza
Especialista en Terapia Manipulación Visceral – España y Suiza
Terapeuta Especializado en Liberación Somato Emocional – España y Suiza
Terapeuta Especializado en Liberación Miofascial – Italia y España
Master en Programación Neuro Lingüística (PNL) – Barcelona (España)
Acompañante Certificado en Bioneuroemoción® – Barcelona (España)
Sobreviviente de Cancer

ciro blanco x

Mi historia

Nací en Argentina, mas precisamente en Córdoba, viví con mi familia en dos lugares maravillosos: el Dique Los Molinos y en Alta Gracia, donde aun vive mi familia. Luego me fui a estudiar a la Universidad Nacional de Córdoba, a la escuela de Kinesiología y Fisioterapia, donde me gradué como Fisioterapeuta y Licenciado en Kinesiología y Fisioterapia. Me especialice en Rehabilitación Neurológica Infantil, con el Dr. Castillo Morales.

En los años 90's me fui a vivir a Venezuela, luego a USA (Miami) y actualmente vivo entre en Suiza y España. En todo ese periplo de nuevas culturas y formas de vida, fui descubriendo y aprendiendo nuevas metodologías y técnicas terapéuticas, permitiéndome crecer en mi formación profesional y personal. Tuve contacto por primera vez en Venezuela, con lo que son las terapias alternativas. Realice cursos de Imposición de Manos, Gemo Terapia (Terapia con Cristales); y contacto con los chamanes Yanomamis, en la Amazonía venezolana, donde comencé a descubrir las energías de nuestro cuerpo. En los EEUU, realizo mi formación en Reiki Usui, que me permitió aprender y aplicar la energía Universal para ayudar a las personas a liberar y disminuir las dolencias.

Trabajando en el Hospital Kendall Medical Center (Miami), tuve la posibilidad de especializarme, como fisioterapeuta en Drenaje Linfático Manual (MLD) y Fisioterapia Descongestiva Compleja (CDP), lo que me permitió realizar un trabajo de mas de 4 años con pacientes con cáncer y con personas que padecen Linfedema crónico.

Viviendo ya en Suiza, me intereso por la Terapia Craneo Sacral y Liberación Somato Emocional, realizando mi especialización entre España y Suiza. En el mismo periodo, comienzo mi formación como Terapista en Liberación Miofascial, en Italia con el Prof. Andrej Pilat, que me permitió seguir escuchando el cuerpo y a la vez percibir las actividades energéticas y funcionales, que muchas veces pasan inadvertidas a una terapia convencional o tradicional.

Hace algunos años el Universo puso frente a mi una prueba, “para seguir aprendiendo”, me descubren un cáncer de vejiga; el cual me permitió seguir averiguando e investigando, sobre “como” el cuerpo reacciona a diferentes shocks emocionales y como se manifiestan.
Fue gracias a esta situación, para muchos puede ser desbastadora, a mí me permitió descubrir e incorporar como complemento a mi formación terapéutica la Bioneuroemoción®, donde encontré las respuestas a los “para que” de muchas cosas, las causas por las cuales vivimos determinadas situaciones en la vida.

Surge la posibilidad de formarme, para ayudar a otras personas a identificar y aceptar cuales son los shocks emocionales vividos, que les han llevado a desarrollar un cáncer; esto se ha convertido en mi objetivo, hacer tomar consciencia, “de que lo que mata no es el
cáncer, sino la ignorancia”.

A través del aprendizaje de la Bioneuroemoción®, me formé y especialicé en lo que actualmente en Suiza, le llamamos Bio-Consciencia Emocional®, fue tener un acercamiento mas espiritual, mas profundo, sincero hacia mi mismo y curarme tomando consciencia, descubriendo que "yo soy el problema y yo la solución" y no se puede llegar a la luz, sin haber vivido en la oscuridad.

Deseo que en este sitio, encuentren todas las respuestas a sus preguntas; y si no, con todo placer responderles a cualquiera de ellas, los invito a preguntar y no quedarse con la duda.

“No esperemos tener una enfermedad para buscar ser felices”